Bodas

Recepciones de boda: cómo y dónde

No hay boda que se precie sin una buena recepción. Tras la ceremonia, ya se trate de un acto civil o de una misa en la iglesia, los invitados se dirigen al lugar de la celebración y esperan la llegada de los novios. Tradicionalmente, tras la ceremonia, los recién casados se desplazan hasta algún lugar bonito en los alrededores y se hacen el famoso reportaje fotográfico que guardarán como recuerdo de ese día tan especial. Es por eso que, mientras tanto, los invitados disfrutan de un cóctel o aperitivo que es lo que llamamos “recepción de boda” mientras esperan la llegada de los novios.

Es habitual que estas recepciones tengan lugar en algún jardín exterior en la misma hacienda o restaurante donde se vaya a celebrar el popular “combite”. Ya que su única misión es que los invitados tomen un tentempié durante la espera. Los camareros van pasando y ofreciendo bebidas, así como aperitivos. También se suelen colocar bodegones a modo de Buffet en los que cada uno se puede ir sirviendo algo de comida.

Estas mesas o bodegones forman parte de la misma decoración de la boda. Se pueden ver verdaderas obras de arte en estas mesas. Depende del estilo que tenga la boda, así será la recepción. En bodas más clásicas o tradicionales encontraremos tablas de quesos, cortadores de jamón que van cortando de cara al público a la vez que montan los platos o mesas con diferentes tipos de patés que los invitados se sirven al gusto. Pero se puede dar mucho estilo y personalidad a una boda a través de su recepción. Si quiere crear un cóctel divertido puede poner una food truck donde se vayan sirviendo mini-hamburguesas y mini-perritos, o una barra en la que se sirvan diferentes tipos de cerveza artesana. Conseguirá un ambiente distendido y a la vez con estilo.

En celebraciones más elegantes es común encontrar en la recepción otro tipo de aperitivos como, por ejemplo, grandes mesas de sushi o increíbles catas de vino que servirán de preludio para la posterior celebración. De cualquier forma, no debe olvidar que la recepción de una boda es la antesala de la celebración y el momento en el que los recién casados tienen la oportunidad de saludar a todos sus familiares y amigos, por lo que debe ser un ambiente distendido pero elegante y que sirva para mostrar al invitado el tipo de boda, en cuanto a comida y decoración, a la que está asistiendo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *