Página principal >  Ocasión Especial >  Vestidos de fiesta >  Amarillo
Los vestidos amarillos representan la naturaleza espiritual de las mujeres. Disponible en diseños largos y cortos y cortes, hacen para el desgaste imponente que también acentúa al portador.
Viendo 1 a 24 (de 29 productos)

1  2

 Ir a 

  •   Ver:  
  • Lista Red Galeria
  • Todo Envío Gratis
  • Ordenado Por:
  • Mostrar:

1  2

 Ir a 

Para muchos artistas escénicos, el amarillo es un color "maldito" que jamás utilizan en los estrenos de sus obras, el cual tratan de evitar casi permanentemente. Es una cuestión de mera superstición que nada tiene que ver con la realidad: lo consideran gafe y, por ello, huyen de él siempre que pueden.

Sin embargo, se trata de un caso meramente excepcional, porque lo cierto es que los colores no determinan nuestra buena suerte. Aunque, eso sí, pueden mejorar en nuestra estética, hacernos estar guapas y, en consecuencia, influir positivamente en nuestro porvenir.

Y en ello, el color amarillo, siempre llamativo y favorecedor, tiene mucho que aportar. Renunciar a él es un error de bulto, muy especialmente ahora, que se ha convertido en una auténtica tendencia.

El nuevo color neutro

Una de las principales novedades estéticas que está experimentando el color amarillo en el mundo de la moda femenina es su creciente protagonismo como color neutro complementario. Se combina, de este modo, de manera reiterada con todo tipo de tonos, aportando luminosidad, intensidad y belleza a la mayoría de los nuevos conjuntos femeninos.

Zapatos, bolsos, guantes, pañuelos, bufandas y gorros son algunos de los complementos y detalles que adquieren un plus de notoriedad en esta gama cromática.

Elegancia y novedad al celebrar

Los vestidos de fiesta amarillos, por otra parte, están convirtiéndose también en una alternativa cada vez más demandada. Largos o cortos, sencillos u ornamentados, ligeros o sofisticados, este color está llamado a convertirse en uno de los más presentes en las celebraciones de esta temporada. Un palabra de honor en amarillo suave transmite delicadeza, feminidad, distinción y carisma. Por otra parte, un vestido largo con volantes, estampado en amarillo anaranjado, irradia buena onda, positividad, personalidad y carácter.

Las posibilidades son extraordinarias. Las pieles bronceadas, morenas, adquieren un contraste muy llamativo y enormemente favorecedor. Por otra parte, las pieles más claritas pueden aprovechar la luz y la energía de las versiones más intensas de este tono para aportar más color y vitalidad a sus usuarias. En ambos casos, los tonos amarillos ofrecen excelentes posibilidades para la belleza femenina.

El amarillo en las celebraciones

En las bodas, por ejemplo, los tonos blancos, marfileños y sienas constituían un monopolio exclusivo de las novias. Ninguna invitada debía lucirlos sin poner su estilismo en evidencia. Sin embargo, esos tonos suaves y atractivos resultan favorecedores y apropiados. Los tonos amarillos en los vestidos de ceremonia permiten explorar esas tonalidades claras sin riesgo de hacer sombra a la auténtica protagonista de la boda, pero sin renunciar a destacar con notoriedad, impacto y singularidad.

Es, desde luego, un tono infrautilizado hasta ahora que ofrece numerosas posibilidades estilísticas en todo tipo de eventos. Diseños asimétricos, románticos encajes, blondas entalladas, piezas con originales bolsillos, escotes en uve, gasas vaporosas y brillos marcados son algunas de las tendencias más poderosas hoy en día, que en tonos amarillos adquieren un valor diferencial muy positivo.